Vie. Dic 13th, 2019
Laura Ferrer

Un minuto de Oro e Ilusión. Entrevista a la presentadora Laura Ferrer

Un minuto. Es todo lo que necesita Laura Ferrer para llenar de ilusión cada noche los hogares españoles. Solo un minuto, sí, aunque no un minuto cualquiera: el minuto de oro, nada menos. La franja más codiciada de la televisión, la más anhelada, lo más prime del prime time: el Sorteo de la ONCE. Ferrer, periodista valenciana curtida en radio y televisión, pisa ahora los caminos que recorrieron otras como Carmen Sevilla, pero su labor va más allá de repartir suerte (y millones) entre los telespectadores. También es, por encima de todo, una profesional que da voz y visibilidad  a los colectivos más desfavorecidos.

Ver a Laura Ferrer entrar por la puerta del Hotel Nyx de Madrid me produce una ilusión especial, y no sé si es porque llevo mucho tiempo deseando hablar con ella o porque, inevitablemente, asocio su imagen a ese feliz nerviosismo previo a los sorteos que pueden cambiarle a una la vida de la noche a la mañana. Laura también tiene ilusión por vernos, aunque sus motivos son algo más específicos: «Tenía muchas ganas de estar contigo y de probarme tus gafas, porque te sigo desde hace tiempo y siempre veo que llevas unas gafas estupendas». Por mí, Laura puede probarse mis gafas, mis zapatos y hasta hacerse una copia de las llaves de mi casa.

Pero empecemos con la entrevista o no acabaremos nunca. Y qué mejor forma de dar comienzo que atestiguando lo obvio: que es la mujer más deseada del país. Laura Ferrer ríe y le resta seriedad a mi afirmación: «Tanto como eso no creo, es muy osado decirlo. Pero es cierto que salimos en antena en una franja maravillosa. Primero va el Telediario, después el Tiempo y, justo cuando termina, entramos nosotros con los sorteos de la ONCE».

Para entender cómo llega una a protagonizar diariamente el minuto de oro de la Televisión Española, debemos rebobinar unos años. Concretamente, hasta el año 2007, cuando Laura Ferrer dejó Valencia, donde había cursado sus estudios, para mudarse a Madrid. «Vine a hacer un máster en periodismo televisivo y la suerte quiso que uno de mis primeros trabajos fuese con Pepa Bueno en Los Desayunos de TVE», explica Ferrer. «Fue un programa que me marcó mucho. El ritmo era frenético, una verdadera locura. Empezábamos a trabajar a las cuatro de la mañana en redacción para iniciar el programa a las nueve. Había que estar siempre al tanto, siempre acompañando la actualidad. Fue un gran aprendizaje. Estuve seis o siete meses y fue una experiencia intensa y de enorme aprendizaje al lado de alguien como Pepa, que es una profesional maravillosa».

Laura Ferrer
Laura Ferrer y Helena Ramírez Alarcón / WINAXFOTOGRAFO

Vamos, el inicio soñado para cualquier estudiante que desea emprender una carrera en el periodismo. Pero a los grandes inicios hay que darles grandes continuidades, y Laura Ferrer lo consiguió dando el salto a Antena 3. «Trabajé ahí entre ocho o nueve años, de los cuales cinco fueron presentando el tiempo los fines de semana». Le confieso en este punto a Laura que en aquella época yo me encontraba viviendo el extranjero, pero sintonizaba todos los fines de semana para verla ofrecer el pronóstico meteorológico. «Yo no era consciente hasta que empecé a trabajar ahí de la audiencia que tiene el tiempo y del interés que despierta en la gente, ¡es una verdadera locura!», explica entre risas. Luego vendrá aquello de que todos tus amigos y familiares y hasta los desconocidos por la calle te paren para preguntarte por el tiempo que va a hacer. «Constantemente», sentencia con una sonrisa.

Aprovecho que hablamos del tiempo para llevarme a Laura a mi terreno: el de la moda. Porque la meteorología, como las prendas que vestimos, afecta a nuestro estado de ánimo. ¿Quién no ha tenido un día rojo, como Audrey Hepburn en Desayuno con Diamantes, o un día marrón, como Luz Casal? Me pregunto si Laura Ferrer se ha sentido tentada de dar el salto a la moda. «Me encanta ese mundillo, aunque no me considero una esclava de la moda. Yo llevo lo que yo quiero, con lo que yo me veo bien y con lo que yo me siento cómoda. Un día zapatillas de deporte y al siguiente taconazo. Somos mujeres todoterreno, ¿no? Vestimos a veces como podemos y siempre como queremos». No puedo evitar fijarme en que Laura viste un diseño de la maravillosa Mónica Berlanas. Se levanta de su asiento porque «hay que verlo en movimiento». ¡Y ese chal! En fin, sigamos con la entrevista… Llega el Telecupón. ¿Es ese el término correcto?

«Sí, Telecupón está bien, es como coloquialmente se conoce al Sorteo de la ONCE», dice antes de expandirse en su explicación. «El Grupo Social ONCE engloba la Fundación por un lado, ONCE por otro y Unión, que es el grupo de empresas que aglutina y que da empleo a muchas personas, más del 55% con discapacidad. Todo ello se engloba en Grupo Social ONCE». ¡Está bien saberlo! Además, me consta que el Grupo Social ONCE ha cumplido recientemente ochenta años y el Sorteo del Telecupón tiene ya casi treinta. ¡Un espacio veterano donde los haya! «Estoy muy orgullosa porque es un espacio en el que se reparte ilusión. La gente se planta ante el televisor esperando que les sonría la suerte, pero además aprovechamos el espacio para dar voz a las labores que hace la ONCE con diferentes colectivos».

Laura Ferrer
Laura Ferrer / WINAXFOTOGRAFO

Se refiere a las noticias sobre la labor social que realiza la ONCE en materia de educación, empleo, accesibilidad y deporte. «Cada noche damos una notica con este tipo de informaciones. Son tantas las cosas que hacen… Antes de entrar a trabajar tenía una idea del trabajo que desempeñan, como todos, pero hasta que empecé a trabajar con ellos no vi realmente la inmensa labor que llevan a cabo y que involucra a muchísimos colectivos formados por gente cuyo sacrificio y valentía es digno de admiración».

Me viene a la mente el nombre de Mireia Mendoza, la primera modelo sordociega que mi amiga María Lafuente trajo desde Milán. «No conozco personalmente a Mireia, pero merece mi máxima admiración», dice Laura. «Los sordociegos, al no ver ni oír, viven en un aislamiento que los demás no podemos concebir. He conocido a otros sordociegos, como un chaval que ha hecho dos carreras y un Erasmus. Conozco de forma cercana estas realidades. Impacta por el nivel de superación. Te hace ver cómo las personas que no sufrimos discapacidades muchas veces nos ahogamos en un vaso de agua». Por gente admirable como ésta se crearon los Premios Solidarios de la ONCE y Laura Ferrer no para de recorrer España galardonando a estos incansables luchadores. De hecho, ésta entrevista se ha podido realizar en la pausa entre un viaje a Murcia y otro a Bilbao. ¿En qué consisten estos premios?

Laura Ferrer
Laura y Helena en un momento de la entrevista / WINAXFOTOGRAFO

«Los Premios Solidarios de la ONCE se llevan celebrando cinco años, recorroiendo toda España. El evento en sí es el mismo en todas las ciudades pero lógicamente varían los premiados. Siempre hay cinco categorías de galardones: a un medio de comunicación que da voz a las personas con discapacidad, a la administración pública, a una empresa privada, un premio a la institución, organización o ONG, y uno que personalmente me gusta mucho: el premio a una persona física, personas anónimas que dedican su vida a los demás. Te encuentras a un montón de gente altruista que tienen sus empleos aparte pero dedican todo su tiempo libre a colaborar con instituciones relacionada con la discapacidad». Son auténticos héroes anónimos. «Así es», dice Laura, «hay muchas personas que dedican su tiempo a estas labores. No tienen la visibilidad de personas más conocidas, pero hacen mucho bien y es necesario valorarlos. Por eso es muy bonito otorgarles un premio especial. Este año, además, el premio lo entregan ganadores de otras ediciones, lo cual lo hace aún más especial».

Cuando uno observa el brillo en la mirada de Laura, puede percibir que la misma ilusión que ella proyecta en los demás. Es la ilusión de quien sabe que su labor contribuye a dar voz a unos guerreros cotidianos cuya labor, de otro modo, podría pasar desapercibida para el resto de la sociedad. Una mujer como Laura Ferrer, con quince años de televisión a sus espaldas, debe tener una cola de proyectos llamando a su puerta. «La televisión es el medio donde me muevo y donde soy feliz en mi trabajo con ONCE», reconoce, «pero soy muy inquieta, no puedo estar parada y me gusta abarcar todo lo posible. Estoy abierta a cualquier nueva experiencia. No me importaría volver a la radio, por ejemplo. El periodismo te permite tocar muchos campos».

Quizás su próximo proyecto pueda ser como colaboradora en esta columna. «¡Me encantaría», exclama con su amplia sonrisa. Para encantada, yo. Y es que, ¿a quién no le gustaría trabajar codo con codo con la mujer del minuto de oro?


Alex Merino Aspiazu

Fotos: WINAXFOTOGRAFO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies