sáb. May 25th, 2019
Toxina Botulínica

La toxina Botulínica en la Medicina Estética

Después de la presentación del otro día, en la que definimos los objetivos de la medicina estética, en esta ocasión quiero hablarles sobre el tratamiento estrella de esta especialidad: la toxina botulínica.

Mal llamada “botox” por la mayoría de los pacientes y bastantes médicos ya que “botox” es una marca registrada de una toxina botulínica (la primera comercializada para uso estético y que pasó a llamarse “Vistabel”) del laboratorio “Allergan”.

Como en tantas ocasiones, fue una serendipia la que ocasionó que la Dra. Jean Carruthers, tratando un blefaroespasmo, observó que a la vez que el molesto tic, también desaparecían las arrugas de alrededor del ojo.

Toxina Botulínica

Hoy, millones de personas en todo el mundo, utilizan la toxina botulínica para hacer desaparecer sus arrugas de expresión y rejuvenecer su aspecto siendo el tratamiento médico-estético más demandado en USA por delante incluso de la depilación Laser.

La inyección de la toxina se realiza con agujas sumamente finas sobre los músculos que se desea relajar y a los pocos días se manifiesta este efecto logrando la desaparición o la atenuación de las arrugas. Aunque se puede inyectar en el cuello y otras zonas, el territorio por excelencia de la toxina es el tercio superior del rostro: frente, entrecejo y patas de gallo mejoran espectacularmente durante 3 a 6 meses pudiendo repetir el tratamiento pasado este tiempo.
Toxina Botulínica

Habitualmente, el médico estético, citará a la paciente a las 3 o 4 semanas para evaluar el resultado y corregir, si es necesario, cualquier asimetría o reforzar una zona determinada.
El mecanismo de acción es por denervación química. Es decir, la toxina altera temporalmente la transmisión en la unión de la neurona con el músculo y así éste no reconoce la orden de contraerse.

Otros usos de este medicamento son la hiperhidrosis (sudoración excesiva) en manos, pies y axilas o el bruxismo (la contracción excesiva e involuntaria de la mandíbula durante el sueño que lleva a dolores en la zona, rechinar de dientes y desgaste de los mismos).

En este momento, en España existen tres medicamentos con toxina botulínica autorizados por Sanidad para su uso en Medicina Estética: el ya citado “Vistabel” del laboratorio Allergan, “Azzalure” del laboratorio Galderma y “Bocouture” del laboratorio Merz. Los tres poseen similares características por cuanto derivan de la fracción A de la toxina botulínica y son bastante parecidos en duración y efecto.

Al final, lo importante para obtener un buen resultado estriba en ponerse en manos de un profesional cualificado que trabaje en un centro autorizado y que cuente con todos los permisos y seguro de responsabilidad civil. Desgraciadamente la propia popularidad del tratamiento ha propiciado que personas sin escrúpulos anuncien este tipo de tratamientos en lugares como peluquerías, salones de estética o incluso en habitaciones de hotel por personal no capacitado y sin la debida autorización sanitaria. Las asociaciones profesionales de médicos estéticos y los mismos colegios médicos de cada provincia, podrán ayudarle a saber elegir su centro y su médico estético.

Fdo. Javier Romero Conesa
(Médico Estético)

Javier Romero

Los últimos posts de Javier Romero (Ver todos)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies