Inicio Visiones ‘Ding Dong’, un vodevil sobre el deseo y la lujuria

‘Ding Dong’, un vodevil sobre el deseo y la lujuria

4 minutos en leer
0
0
93
Ding Dong

Enredos, amor, deseos, pasión, verano, cena, copas, aire libre… Perfecta combinación para disfrutar de la nueva versión de ‘Ding Dong’,del maestro Georges Feydeau, que en esta ocasión es llevada a escena por TeatroLab Madrid en el Teatro Galileo de Madrid.

El ser humano se complica, es un hecho. Le gusta complicarse personalmente, en el trabajo, y también en el amor, en la pasión. ¿Si se está felizmente casado para qué dar vueltas y vueltas buscando diversión por otro lado? Parece que ninguno de los personajes de esta obra se ha lanzado esta pregunta, y bendito el no momento en el que se la lanzaron.

Bendito porque este equipo de artistas, además de hacernos reír durante casi 2 horas, nos permiten reflexionar sobre lo ‘’imperturbable’’ de las relaciones, del compromiso, del amor… ¿Acaso es lo mismo amar que jugar a amar, a sentirse deseado, a probar otros cuerpos, otras pieles? Con esta versión y la puesta en escena, basada en toboganes y otras atracciones y juegos, utilizada por TeatroLab Madrid, nos invitan a ir más allá de lo arquetípico de las relaciones, a buscar y ver lo divertido de volver a conquistar, a seducir, a filtrear, a abrir la mente, a liberarse sin dejar de lado los compromisos de lo ya establecido.

Ahí está el punto fuerte de la comedia y, como en este caso, la comedia bien hecha; darle la vuelta a la tortilla y avanzar en el pensamiento sin que ese sea el objetivo principal. Esta versión de Ding Dong se caracteriza por el buen entrenamiento, la preparación, el trabajo bien hecho y mimado y por una fuerte coordinación y compañerismo de todos los actores y actrices. Estar bajo la batuta de Gabriel Olivares, director de otras piezas como ‘Burundang’ o ‘El Crédito’, es garantía de calidad y una vez más ha quedado demostrado.

Esta versión de ‘Ding Dong’ ha sido cocinada con respeto y elegancia, por lo que puede ser un perfecto plan de verano tanto para los más pequeños de la casa como para los más mayores. Y lo mejor de todo: Llevarse una rebequita porque a partir del descanso empieza a refrescar, en estos meses, es todo un gusto. Así que otro punto positivo para apuntarse este plan en la agenda veraniega.

Vean ‘DingDong’, disfruten y apoyen la cultura, la liberación y las nuevas formas de amor. Si Feydeau levantara la cabeza daría su aprobación de esta versión, y hasta se sentiría orgulloso.

Más info: Grupo Smedia

José Luís Valverde.

Ver más posts
Más de  José Luis Valverde
Cargue Más En Visiones

Deja un comentario

Busca también

‘A mesa puesta’ ¿hasta qué punto es necesario conocer la verdad?

<< Raúl se ha comprado una casa alejada del ruido y el caos de la ciudad, y ha decid…