Inicio Visiones ‘La música del silencio’, una nota de esperanza

‘La música del silencio’, una nota de esperanza

8 minutos en leer
0
0
99
La música del silencio

‘La música del silencio’ es una “biografía” del célebre tenor y músico Andrea Bocelli nacido en La Toscana italiana y mundialmente conocido por sus millones de discos vendidos tanto de óperas como de canciones clásicas y románticas.

Sería un tópico decir que la película es una canción a la vida más allá de toda adversidad pero aun siendo un tópico creo que es el muy loable objetivo de su director Michael Radford que siguiendo las memorias del célebre vocalista pretende hacer un recorrido por una vida que, con algunos fracasos y adversidades, termina felizmente gracias al talento del artista, a la gracia del destino y a una cierta dosis de fortuna.

La cinta arranca precisamente con el feliz acontecimiento del nacimiento de Amos, alter ego del tenor, en una familia modestamente acomodada de la Toscana, para los cuales el alumbramiento del bebé es todo un motivo de dicha y la cinta termina precisamente con el alumbramiento para el mundo de una voz prodigiosa que provoca estallidos de felices aplausos en auditorios abarrotados de público. Entre uno y otro momento se sitúan las vicisitudes de un niño que nace con glaucoma y siente el rechazo y las dificultades por su diferencia pero que cuenta con el amor de su familia, especialmente de su tío, que le apoya, le defiende y le anima a seguir adelante.

La película, que en ocasiones resulta sobria en cuanto a la expresión de las emociones nos presenta a un Amos (Andrea) algo antipático y consentido en ocasiones algo abrumado por su falta de visión pero tiene momentos de agudo dramatismo como la escena en la que la madre le abraza desesperada y “perdida” por la ceguera de su hijo.

Toda la historia, las anécdotas y los fracasos, los encuentros y desencuentros parecen estar al servicio de un fin providencial que no es otro que el alumbramiento ante sí mismo y ante el mundo, del afamado artista. Un golpe de fortuna final permite que la historia culmine y haya un desenlace feliz, si por este se entiende la gloria artística y la fama mundial del tenor.

La película, en este sentido sigue un simple recorrido lineal de principio a fin con un claro hilo conductor espacio-temporal. Parece también haber un propósito providencial y redentor: después de tanto esfuerzo por formar su voz y después de tanta desesperación debida a su ceguera y tras unos años de adolescencia y primera juventud buscando su lugar en el mundo parece que con la ayuda del destino, de las personas más cercanas, del profesor y de su amor y siguiente su voz interior logra poner la nota final de Sol mayor en una partitura existencial que llevaba mucho tiempo aguantando un do sostenido.Una película para mirar la vida en positivo y creer.

Los actores que interpretan a Amos consiguen una muy creíble verosimilitud con la historia que se narra y nuestros actores patrios, tanto Jordi Mollá como Antonio Banderas en los papeles del padre y profesor de Amos respectivamente, aportan un toque emocional y afectivo en clara sintonía con sus personajes e igualmente con el propósito narrativo.

Merece destacar la ambientación de lugares y escenas setenteros y ochenteros. Recomiendo no perderse el modelito hippie que se poner el protagonista con fular incluido. En fin, una nota de humor que retrata al que en ese momento es Amos, a saber, un joven en búsqueda, cuya búsqueda tiene un final feliz que como espectadores ya conocemos y cuya mirada es más benevolente por ello durante todo el metraje.

La cinta deja un buen sabor de boca aunque uno desconfía si dicho final puede aplicarse universalmente y sospecha que las variables que puedan estar en la ecuación existencial de cada mortal no se resuelven de manera tan dichosa. De momento cabe alegrarnos por el desenlace para el tenor y poder así disfrutar de esta voz tan prodigiosa y somos de los que aplaudimos entusiasmados.

No termino sin hacer mención a la importancia que se da en la cinta al silencio para la música y para la vida. Silencio para escucharse y escuchar la llamada interior que le lleva a entregarse a la canción y escuchar los buenos consejos que le llevan a tal fin.

Una cinta para todos los públicos, familias y niños que tal vez ante las dificultades propias se sientan identificados y en este sentido es un sí a la vida y un canto a la esperanza.

‘La música del silencio’ se estrena el 24.8.18

Javier Torres

Ver más posts
Más de  Javier Torres
Cargue Más En Visiones

Deja un comentario

Busca también

‘Las vacaciones más largas’, la transfiguración y la fusión con el todo

DT Espacio Escénico en la madrileña calle Reina, 9 nos presenta un espectáculo que no deja…