Carmen Machi y Jaime Ordóñez nos hablan de ‘El bar’

Cine

Entrevistamos en en el Teatro Alfil de Madrid a dos de los protagonistas de la última película de Álex de la Iglesia, Carmen Machi y Jaime Ordóñez.

– ¿Cómo definirías a vuestros propios personajes?
Carmen Machi: Mi personaje se llama Trini, un ama de casa que suele jugar a las máquinas tragaperras después de hacer la compra. Tiene una adicción y una apariencia de mujer solitaria que no es feliz. Esa sería la premisa con la que arranca el personaje, después vendrá la situación límite en la que se encontrarán todos los personajes en una lucha por la supervivencia.
Jaime Ordóñez: Mi personaje se llama Israel y, es un mendigo que vive en la calle con problemas evidentes con el alcohol. No es estable mentalmente. Es un personaje un poco mesiánico. Suele recitar citas del apocalipsis porque acude a la Iglesia para recoger algunas monedas. Y va a ese bar todos los días que está muy cerca de la casita de cartón donde él vive porque la dueña le deja entrar, le trata muy bien y le da de comer.
Creo que esta película viene a decir que el miedo nos iguala a todos. El miedo a la muerte en donde no hay clases sociales, y él como pobre ahí tiene algo de resentimiento por ser siempre el último eslabón de la cadena, siempre marginado, así que parece ser que en esta ocasión no está dispuesto a que lo marginen. Y quizás esté más preparado que los demás a sobrevivir.

– Para Carmen Machi. Recientemente, Aitana Sánchez Gijón mencionó tu nombre junto al de Carmen Maura, como dos de los referentes de actrices del cine español a las que no se las juzga por corresponder una imagen, sino porque tienen talento. Y ellas pueden hacer lo que quieran. ¿Te has sentido así desde un principio? ¿Cuál es tu referente en España? ¿Ha sido fácil o no abrirse un hueco desde la TV hasta el cine sin caer en estereotipos?
Carmen Machi: Aitana Sánchez Gijón es como mi hermana. Yo me siento una afortunada con todo lo que me ha pasado en la vida, también es verdad que he hecho siempre lo que me ha dado la gana y desde que aprendí a decir que no he sido mucho más feliz. Yo siempre he dicho que no a lo que no me ha gustado. Lo que pasa es que tengo una gran capacidad para que me gusten muchísimas cosas.
Para mí el cine y la TV es lo mismo, no considero que sea más o menos actor según hagas una u otra cosa. El trabajo hay que hacerlo con la misma implicación, voluntad, y el mismo amor. Es algo que te tiene que gustar para poder vivir de ello porque es una tarea ardua.
Yo no considero pertenecer a ningún único género. He hecho cine antes que TV y he hecho teatro antes que TV, es decir, da igual. El hecho de haber hecho un personaje mediático durante mucho tiempo a mí no me ha restado nada ni me ha entorpecido el camino. Al contrario, te puedo decir que una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida fue hacer un personaje que funcionó tan bien durante tanto tiempo. No sé por qué se puede pensar que haber hecho TV pudo haber sido una piedra en mi camino, todo lo contrario, ha sido una fase extraordinaria de mi vida que no tiene nada que ver con otras fases. Sí es cierto que le dediqué muchísimo tiempo y cuando eso pasa llega un momento en el que me aburro y lo dejo. Pero sea cine, teatro o TV, me da igual, si me aburro me voy.
Los personajes más interesantes los empecé a hacer con 40 años porque la mujer a partir de los 40 es muy interesante y han llegado personajes a mi vida que son el reflejo de la edad que yo iba teniendo. No he tenido que pelearme con nada y me da un poco de vergüenza decirlo pero mi camino ha sido fácil. Me da vergüenza decirlo porque sé lo complicado que es la profesión y la cantidad de paro que hay entre mis compañeros. Yo misma mañana también puedo estar en esa misma situación. Pero intento hacer siempre cosas distintas, interpretar personajes diferentes, trabajar con gente que me resulte interesante y en proyectos motivantes. No tengo prejuicios a la hora de elegir, y yo creo que la vida me ha tratado muy bien profesionalmente.

– Para Jaime Ordóñez. ¿Qué opinión tienes sobre tu personaje? ¿Crees que es un villano al uso o más bien una víctima que hace lo que sea por sobrevivir?
Jaime Ordóñez: Cuando interpreto un personaje jamás lo juzgo, al contrario, lo defiendo. Por tanto me siento más cercano a sentirlo como una víctima que un villano. Todos tenemos un punto de maldad y también de bondad. En esta película todos los personajes reaccionamos ante una situación límite para poder sobrevivir. Yo lo interpreté más desde la vulnerabilidad comprendiendo que no tiene que ser fácil para él. Mi personaje es frágil y de ahí sale su ira. A partir de ahí lo sentí como un personaje que trata de sobrevivir como los demás.

– ¿Qué ha sido lo que más os ha gustado de vuestros personajes para aceptar interpretarlos?
Carmen Machi: Puede ser por varias cosas. Porque el guion te fascina, aunque siempre prima mucho quién va a dirigir, también por quienes te vas a rodear. No importa solo el personaje sino el proyecto. No me importa tanto si mi personaje tiene mucha o poca presencia, me parece más importante quién está detrás del proyecto. En este caso, Alex de la Iglesia es un referente de nuestro cine. Es mi segunda película con él, estoy muy agradecida de haber sido elegida y haber vivido esta gran experiencia.
Jaime Ordoñez: A mí me atrajo Alex de la Iglesia. Es un referente del cine español y europeo. De hecho la película fue a la Berlinale. No hay otro como él. Primero fue el regalo de los dioses que me llamaran para las brujas de Zugarramurdi, yo no me lo podía creer, tuve que pellizcarme varias veces. Es lo que dice Carmen Machi, es que es Alex de la Iglesia, es que tiene un sello inconfundible. Sus películas te sacuden, no te dejan indiferente, con una factura visual espectacular, con unos guiones tocando un humor, una violencia, una tensión, un ritmo… que es único.

– ¿Qué os ha aportado personal y profesionalmente trabajar en esta película?
Carmen Machi: Personalmente mucho, en el cine trabajas con las emociones pero no solo con los actores sino también con el equipo técnico. Tu vida durante 2 meses es solo eso. No tienes energía para nada más. Y para eso se tiene que crear un grupo humano extraordinario y este equipo lo es. Conozco prácticamente a todo el equipo técnico. Y en el ámbito artístico había trabajado con algunos sí pero con otros no. Por lo tanto a nivel personal y profesional me he llevado una experiencia más de la que me siento orgullosa y que ha merecido la pena.
Nos dedicamos al cine español, hay que sostenerlo y estar de promoción con una película española a mí me emociona, es cansado pero también maravilloso y excitante. Hacer una película española es muy difícil pero que se estrene lo es aún mucho más. Me siento satisfecha y profesionalmente feliz.
Jaime Ordóñez: Ha sido un regalazo, un viaje de superación fantástico, pero muy duro y sacrificado. Yo empecé 2 meses antes con la dieta y el entrenamiento. Pero ha sido un reto, un objetivo, he trabajado un personaje que me ha permitido explorar cosas que yo jamás había hecho y perderme en esas cosas tan lejanas a mí y poder jugar a eso. Y luego, hemos estrenado en Málaga, soy malagueño y esa noche me emocioné tanto que no lo olvidaré nunca. Ha sido todo muy intenso, muy emotivo, una sacudida fantástica.

– ¿Qué ha sido lo más difícil que habéis tenido que hacer para crear vuestro personaje?
Jaime Ordoñez: Me costó hablar con la prótesis porque la recibí el día anterior. El orden del rodaje fue cronológico, algo muy importante para el desarrollo de la película. Eso ayudó mucho. Recuerdo que el primer día la dentadura salía por los aires. La dicción al principio me costó un poco, pero al final todo fue una prolongación de mí, y es ahí donde ves al personaje completo.
Carmen Machi: Las condiciones. Ha sido duro físicamente y estoy llena de cicatrices. Pero es algo que forma parte de esto. No pasa nada.

– ¿Qué le diríais al público para que fuera a ver la película? ¿Cómo los animaríais?
Carmen Machi: Es una película trepidante. Entretiene pero también invita a una reflexión social. Yo no me la perdería aunque no hubiera trabajado en ella, porque creo que es una película muy especial.
Jaime Ordóñez: Es verdad que es trepidante. No da respiro. Hay mucho humor pero también mucha intensidad física. Es una película para disfrutar, durante un tercio de la película es como el juego del Cluedo. ¿Quién es el asesino? ¿Por qué no podemos salir? El espectador se siente detective, la película no descansa y mantiene siempre en tensión al espectador con varios giros importantes.

– Para Jaime Ordóñez. ¿Qué tienes con la locura que se te da tan bien interpretarla?
Jaime Ordóñez: No lo sé. En “Mi gran noche” que se estrenó en San Sebastián, se acercó alguien a decirme: “Oye a partir de ahora todos los locos te los van a dar a ti” Y llevo ya dos. Así que bien, y que no falten porque como dijo antes Carmen, hay mucho paro en la profesión. Yo me apunto a hacer todos los locos que hagan falta. (Risas)

– ¿Cuál es vuestra película favorita de Alex de la Iglesia? (Además de “El bar”)
Carmen Machi: “El día de la bestia”
Jaime Ordóñez: “El día de la bestia” me dejó absolutamente marcado, y también “La comunidad” que creo que tiene varios puntos en común con “El bar”.

Jaime Fernández Palacios.

Deja un comentario