Inicio Cultura y Espectáculos En el interior de Halloween

En el interior de Halloween

5 minutos en leer
0
0
345
Halloween

Cuando los europeos empezaron la colonización del continente del otro lado del océano llevaron con ellos sus creencias, tradiciones y leyendas. Temas con más de mil años de antigüedad de origen celta, latino, griego, sajón o escandinavo, reconvertidos muchos de ellos al cristianismo y asimilados por la Iglesia como festividades religiosas.

En el crisol del nuevo continente muchas de estas tradiciones se han vuelto a cocinar, con el resultado de un nuevo plato con diferente sabor, pero basado en los mismos ingredientes.

Eso es, justamente, lo que ocurre con la fiesta celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos. En gran parte es una celebración secular, aunque algunos consideran que posee un trasfondo religioso. Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición a América del Norte durante la Gran hambruna irlandesa de 1840, dando origen al All Hallows Eve (Víspera de Todos los Santos), cuya contracción conocemos como Halloween.

En Aragón y otros lugares de España y Europa, algunas poblaciones están haciendo intentos por recuperar la noche de Samhain o Samain. Es tal la repercusión que tiene esta costumbre reimportada, que cada año ocurre algún percance como el que sucedió en Madrid en la tristemente célebre macro-fiesta de Halloween, en un recinto abarrotado en el que, entre menores de edad, también se permitió la entrada de material pirotécnico. La avalancha que se produjo con los primeros estallidos dejó tres jóvenes muertas, dos más en estado grave y un elevado número de contusiones.

Otra manifestación cultural reimportada es la de San Nicolás (Sinterklaas), que visita a los niños en Holanda para llevarles regalos, convertido en Santa Claus, con la misma misión de regalar, pero con nuevos ingredientes en el que se mezclan temas nórdicos con el mayor invento de la humanidad: El comercio.

Cuando los inmigrantes holandeses fundaron la ciudad de Nueva Ámsterdam, más tarde llamada Nueva York, obviamente llevaron con ellos sus costumbres y cultura, entre la que figuraba el día de Sinterklaas, su patrono, cuya festividad se celebra en Holanda entre el 5 y el 6 de diciembre.

En 1809, Washington Irving escribió una sátira, ‘Historia de Nueva York’, en la que deformó al santo holandés, Sinterklaas, en la burda pronunciación angloparlante Santa Claus.

Originariamente Santa Claus figuraba materializado con ropa de abrigo de color verde, otras veces de blanco, otras de azul, incluso de rojo, tal como aparece en las portadas de la revista Puck en diciembre de 1902 y de 1905. En 1931, el publicista Haddon Sundblom diseñó un Santa Claus vestido de rojo para promocionar una bebida refrescante, asociando el uniforme con el color corporativo de su cliente. Desde entonces Santa Claus siempre se representa con su ya característica vestimenta roja.

Cultura de ida y vuelta, corregida, aumentada… y debidamente comercializada.

Ángel Arribas.

Photo by David Menidrey on Unsplash

Ver más posts
  • Cultura Cívica

    Cultura Cívica

    “¿Qué valor tiene toda la cultura cuando la experiencia no nos conecta con ella?” Walter B…
  • Cultura

    ¿Qué es la cultura?

    “La cultura se transmite a través de la familia y cuando esta institución deja de funciona…
Más de  Ángel Arribas
Cargue Más En Cultura y Espectáculos

Deja un comentario

Busca también

Cultura Cívica

“¿Qué valor tiene toda la cultura cuando la experiencia no nos conecta con ella?” Walter B…