Inicio Visiones ‘Yo quiero bailar toda la noche’, dame pista que despego

‘Yo quiero bailar toda la noche’, dame pista que despego

5 minutos en leer
0
1
372

La propuesta escénica de Proyecto Pelo, ‘Yo quiero bailar toda la noche’, es un subidón de adrenalina. Alegría en vena que como en un torbellino arrastra al espectador a una pista de baile que nunca termina.

Es reivindicativo y hasta desafiante, iconoclasta, revolucionario porque no deja títere con cabeza y no hay lugar en el escenario al que puedas mirar en el que no aparezca una actriz bailando, moviéndose, convulsionándose y provocando al espectador a seguirla en sus giros extenuantes.

Rompe la cuarta pared cuando le viene en gana y alguna de las otras tres que parecen proyectarse y contra las que golpean las actrices en sus movimientos que rebosan la sala como si de un gran despliegue de medios se tratara y por un momento se multiplicaran al infinito.

Las actrices nos cuentan algo de su historia, algo significativo y cercano para ellas y muy familiar para el espectador. Se acercan y nos implican y sentados en nuestras butacas sentimos que nos arrastran a la pista y seguimos sus movimientos hipnotizados por un huracán con tres ojos que lo desgobierna todo.

Yo quiero bailar toda la noche

Los tres ojos de este arrollador huracán son Nuria Vicent, Eva Tirado y Julia Monje dirigidas por Elena H. Villalba que interviene como maestra de ceremonias con las luces, los sonidos y que toma parte para darnos un paréntesis de sosiego a tanto movimiento embriagador y nos relata en primera persona la prosaica realidad laboral que puede ser la de muchos. Pero sólo es un paréntesis. De nuevo el huracán arrecia y más fuerte si cabe.

La escenografía y el diseño de iluminación están a cargo de Karol Martín y es un acierto la propuesta de luces y proyecciones en la pared final del escenario que multiplica a gran escala lo que ya vivimos dentro y es la reverberación con coste cero. Del sonido, la alegría, el movimiento, la danza, la fiesta.

La obra apuesta por la complicidad con un público entregado y que llega a formar parte de esta alegría incontenida e incontenible.

El montaje es un relámpago en vena para el espectador y no deja indiferente.

El trabajo físico de las actrices es impresionante y la coordinación de diálogos y sobre todo movimientos y cambios de posición en escena fluye ligera, vibrante, sincrónica en ese maremágnum de gestos, sonidos, mensajes con toda la energía que despliegan y transmiten las protagonistas.

Ante tanto desencanto y pesimismo, DT Espacio Escénico en la madrileña y céntrica calle Reina, 9 nos brinda una oportunidad de chutarnos alegría y dejarnos arrastrar por la felicidad de estas actrices incombustibles y reivindicarnos como seres libres y transgresores. “Toma pista que despegan”.

Más info: Proyecto Pelo

Javier Torres.

Ver más posts
Más de  Javier Torres
Cargue Más En Visiones

Deja un comentario

Busca también

‘Cronista de sucesos’, humor negro, crónica anunciada, sucesos compatibles

El teatro Lara nos ha regalado esta temporada una obra a que no le quedan muchas funciones…